*

—¡Nunca me había tropezado con ninguna que me mirara de un modo tan serio! Procuraré sacar algún provecho de ella. Sus miradas decían: «No quiero enamorarme de ti, estoy resuelta a no enamorarme de ti», pero yo digo que se enamorará.
—¡Tonto presumido! ¡De modo que ese es su atractivo, a fin de cuentas! ¡Es esto, que veas que no te hace caso, lo que le da esa tez tan suave y la convierte en mucho más alta y la adorna con todas esas gracias y encantos! He de desear que no la hagas realmente desgraciada; un poco de amor acaso la anime y le haga bien; pero no quisiera que te arrojadas a fondo, porque es una muchacha excelente, y en extremo sensible.
 
Mansfield Park.
Jane Austen.
[Traducción de Miguel Martín]

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Dejame tu comentario!